Sociedad Antroposófica en la Argentina Crisólogo Larralde 2224 - CP. 1429 - Buenos Aires - Argentina TE.: 54-011-4702-9872 sociedad@antroposofia.com.ar

 

 

 

 

 

Luz y calor para el alma humana

 

Una cultura de paz basada en la Meditación de la Piedra de Fundación - 100 años después del impulso de trimembración del organismo social-

Estimados miembros de la Sociedad Antroposófica, miembros del movimiento Antroposófico , queridos Amigos.

 

En los últimos años, hemos trabajado la cuestión del auto-conocimiento y conocimiento del mundo en diferentes contextos, incluyendo la tarea de enfrentarnos al mal en el contexto del desarrollo del alma consciente. Los temas de la actualidad -con un creciente número de escenarios de guerra, ataques terroristas, tensiones sociales y la concentración del poder político en manos de personas particulares- nos afectan existencialmente. La pérdida del sentido de la realidad, que va a la par con las tendencias de digitalización, robotización y otras más, nos hace plantear más que nunca las cuestiones sobre la naturaleza y el destino espiritual del ser humano. Lo que el ser humano piensa de sí mismo, por ejemplo entendiéndose como animal superior o máquina perfecta, determina nuestra realidad. (1)

La experiencia de la Conferencia Mundial en el Goetheanum, a la que asistieron unas 800 personas de todo el mundo con la intención de crear ideas y compromisos para el futuro, estuvo en gran parte impregnada por la Meditación de la Piedra de Fundación. La respuesta positiva a este encuentro nos ha confirmado en el esfuerzo de posicionar esta meditación en el centro de nuestro trabajo -- en el sentido de formar nuevos órganos interiores para el conocimiento de nosotros mismos y del mundo. El 25 de diciembre de 1923, Rudolf Steiner pronuncia por primera vez la «renovada palabra apolínica» del «Conócete a ti mismo» y resume en las palabras mántricas de la Piedra de Fundación el resultado de más de 30 años de investigación sobre el ser humano trimembrado.

La luz brillante del pensamiento

 

Desde hace mucho tiempo, la Meditación de la Piedra de Fundación ha sido movida en los corazones de muchos miembros como un elemento fundamental de la vida espiritual. Sírvanos la atención nuevamente dirigida hacia ella para renovar los impulsos de la colocación de la primera piedra en 1923, como base para una colaboración armoniosa y voluntad común. A partir del trabajo meditativo  con la Piedra, nos puede llegar una «luz brillante del pensamiento», lo que nos permite enriquecer nuestro trabajo desde el «espíritu que impera en la piedra dodecaédrica del amor». (2) Con la atención puesta en el espíritu de la Piedra de Fundación para los próximos años, queremos proponer ejercitarnos en el conocimiento del ser humano trimembrado en cuerpo, alma y espíritu.

El poder transformador de la Piedra de Fundación

 

El actuar de la luz espiritual de la Piedra de Fundación puede transformar la vida antroposófica. Rudolf Steiner vio en esta meditación el fundamento para la cooperación de personas individuales para la construcción de un «edificio» común. (3) En los próximos años queremos abordar las tres ejercicios principales de «recordación espiritual», «contemplación espiritual» y «visión espiritual» como base de nuestro trabajo conjunto. Nuestra intención es que haya cada año un enfoque distinto a este tema. Sin saltar el desarrollo del alma consciente, el trabajo con la Piedra de Fundación está pensado para desarrollar una cultura del yo espiritual que apunta en una dirección saludable para la vida social.

Triple ejercicio

 

De una manera triple, la invocación «¡Alma humana!» se dirige a nosotros en nuestro ser más profundo. Las tres direcciones en las que nos sentimos cósmicamente integrados nos llevan a una conexión con «el Espíritu Padre de las alturas», «la voluntad de Cristo en derredor» y con los «pensamientos cósmicos del Espíritu». Esta conexión puede surgir gradualmente desde el ejercicio de las tres invocaciones.

¿Quién nos habla así? ¿Quién nos llama a practicar estos ejercicios? Al meditar los versos meditativos de la Piedra, las orientaciones básicas anímico espirituales se vuelven experimentables y conducen gradualmente a un conocimiento más profundo de nuestro ser terrenal y cósmico. Esto nos dará una base cada vez más estable sobre la que puede nacer en nosotros un nuevo modo de conocer, sentir, vivenciar y actuar en el mundo y con las demás personas.

«Ejercita la recordación espiritual»

 

La primera llamada «Ejercita la recordación espiritual» aborda todo un mundo de cuestiones del conocimiento, de estados anímicos y sugerencias de ejercicio. La recordación es la actividad anímica central del Yo. (4) Si indagamos en nuestros recuerdos, se abre ante el ojo interior un paisaje que se ha formado a lo largo de toda la vida. La recordación nos da identidad; nos sentimos como un individuo con una biografía única que empezó en un momento determinado en la Tierra y cuyo destino todavía está oculto.

En el ciclo ‹La historia del mundo a la luz de la Antroposofía y como fundamento del conocimiento del espíritu del hombre› (GA 233), un ciclo que complementa el Congreso de Navidad, Rudolf Steiner sugiere que asimilemos que existieron configuraciones anímicas y disposiciones para la recordación muy diferentes a las de los tiempos actuales. En la época post-Atlante, los seres humanos conservaban la memoria mediante los monumentos que colocaron en la tierra. En una época posterior, la memoria evolucionó en una facultad vinculada al ritmo, y con el comienzo de la filosofía en Grecia nació la memoria en el tiempo como la conocemos hoy.

Podemos profundizar en el recuerdo al expandir nuestra retrospección más allá del nacimiento, preguntándonos por las decisiones prenatales para nuestra encarnación actual. No se trata de una especulación o de la investigación del pasado kármico personal; también podemos estar despiertos para otros orígenes kármicos. Éstas son decisivas para nuestro trabajo, nuestros encuentros y relaciones y nuestra vida, y nos proporcionan desafíos de colaboración y convivencia justo donde no nos encontramos con personas que no nos son de antemano simpáticas y familiares. También en la Sociedad Antroposófica estamos ante la tarea de despertar en nosotros la disposición para colaborar con otros.

Retrospección y visión espiritual

 

El ejercicio de la retrospección consiste en tomar las riendas del desarrollo del pensamiento y de la voluntad. El cuarto verso la Piedra de Fundación puede ser percibido, en el sentido de una orientación práctica, como recordación espiritual que se remonta al «giro crucial de los tiempos», al impulso del Cristo que, en un  gesto atemporal, da a nuestras almas calor y luz eternas, que no dejarán que domine la oscuridad y nos capacitan para la visión espiritual. En este sentido la recordación nos permite entrar en la esfera del éter atemporal.

Durante la retrospección no nos centramos en los propios pensamientos y visiones, sino principalmente en todo lo que hemos experimentado en el mundo exterior; incluso lo podemos hacer en orden inverso, liberando la voluntad de las experiencias que dependen de lo físico corporal. Esto nos hace sensibles para vivenciar el alma extendida en el entorno que nos rodea, sintiendo a la vez cómo nos hemos hecho a través de él.

Una retrospección con esta cualidad, que con el tiempo puede devenir recordación espiritual, nos capacita a encontrarnos con otras personas en base a la imaginación. El esfuerzo volitivo de la retrospección también hace evolucionar a la visión espiritual. Ahora, el otro puede ser imagen en nosotros, y expresarse imaginativamente en la visión espiritual -- como fruto de haber cuidado la recordación espiritual preliminar. (5) Esta actividad incluso tiene un carácter de experiencia iniciática moderna.

El pensamiento se vuelve visión

 

De una manera general, Rudolf Steiner explicó la transición del pensamiento a la visión, mediante la voluntad. El esfuerzo pensante, incluyendo la adquisición y el cuidado de un organismo del pensamiento tal como Rudolf Steiner lo describe en la ‹Filosofía de la Libertad› (GA 4), conduce a una libertad cada vez mayor en el pensamiento. En el polo opuesto, el de la voluntad, se trata de lograr cada vez más transparencia en los procesos internos volitivos. Mientras sigamos dominados por impulsos poco conscientes, nuestro pensamiento sigue atascado en reflexiones abstractas. Mediante los ejercicios como el de la retrospección, el pensamiento se vuelve visión, es decir, la visión espiritual se produce a través del ‹hombre volitivo› que se ha hecho transparente a sí mismo. (6) Sin embargo la visión espiritual, que también guarda impulsos para la acción desde el mundo espiritual, no se hace realidad sin el ejercicio precedente de la recordación del espíritu.

Consideramos el trabajo común con la Piedra de Fundación como una reflexión surgida del todo de la antroposofía que nos puede llevar a una práctica más intensa de los ejercicios con los versos mántricos en los próximos años.

Christiane Haid, Dirección del Goetheanum, y Jaap Sijmons, Secretario General de la Sociedad Antroposófica en los Países Bajos

1 Rudolf Steiner, Estudios sobre la historia de la época. El Karma de la falta de veracidad, 173b GA, conferencia del 13 de noviembre 1917

2 Rudolf Steiner, El Congreso de Navidad. Colocación de la Piedra de Fundación, GA 260.

3 Rudolf Steiner, El Congreso de Navidad.

4 Rudolf Steiner, La ciencia oculta, un bosquejo, GA 13, capítulo ‹La esencia de la humanidad›.

5 Rudolf Steiner: La exigencia social fundamental de nuestra época, GA 186, conferencia del 7 de diciembre 1918.

6 Bibliografía en: Retrospectiva. Ejercicios anímicos para la voluntad, editado por Martina Maria Sam. ISBN 978-987-27614-7-9, Editorial Dorothea. Título alemán: ‹Rudolf Steiner -- Rückschau. Übungen zur Willenstärkung›

Lecturas recomendadas

Rudolf Steiner: El Congreso de Navidad para fundación de la Sociedad Antroposófica General 1923/1924 (Die Weihnachtstagung zur Begründung der Allgemeinen Anthroposophischen Gesellschaft 1923/24), GA 260, conferencia del 25 de diciembre 1923, 10 Uhr.

Rudolf Steiner: Formaciones de los Misterios (Mysteriengestaltungen), GA 232, conferencia del 23 de noviembre 1923.

Rudolf Steiner: La historia del mundo a la luz de la Antroposofía y como fundamento del conocimiento del espíritu del hombre (Die Weltgeschichte in anthroposophischer Beleuchtung), GA 233, conferencias del  24 y 25 de diciembre 1923.

Rudolf Steiner: La Antroposofía - un resumen tras veinticuatro años (Anthroposophie. Eine Zusammenfassung nach 21 Jahren), GA 234, conferencia del 10 de febrero 1924.

Rudolf Steiner: Estudios esotéricos sobre relaciones kármicas (Esoterische Betrachtungen karmischer Zusammenhänge), GA 240, conferencia del 25 de enero 1924.

Rudolf Steiner: Pasos previos al Misterio de Gólgota (Vorstufen zu einem Mysterium von Golgatha) GA 152, conferencia del 7 de marzo 1914.

 

 

 

 

 

Tema anual 2017/18